Hyperborea - La isla de la memoria

Post Reply
admin
Site Admin
Posts: 684
Joined: Fri Jun 22, 2018 10:24 pm
Has thanked: 0
Been thanked: 0

Hyperborea - La isla de la memoria

Post by admin » Fri Aug 17, 2018 10:56 pm

Hyperborea - La isla de la memoria

Hyperborea - La Isla de la Memoria - Spanish version.jpg

01) Aurora
02) La tierra de Thule
03) Dedicado a Europa
04) De nombre, libertad
05) Nuestras canciones asesinas
06) Baluarte
07) Amigos del viento
08) En el camino
09) Autopista
10) Pequeno Atila



01) Aurora

- Instrumental -


02) La tierra de Thule

Llevabas al cuello el talismán de oro conseguido del druida aquella lejana mañana todavía vivías en el bosque de robles, eras tan sólo un guerrero joven. Recuerdas a tu padre cazar con el arco el primer ciervo, un premio ya grande, pescar entre fiordos y en el torrente salvando a aquel oso herido.

La casa al llegar estaba cálida y limpia, tu madre una mujer de blanco vestida, sus cabellos de oro gustabas trenzar y siempre oiría cantar. Acabados están aquellos años tan dulces en los que tu tierra aún era pura, eres ya hombre y te dispones a andar, la espada y tu hacha deberás llevar.

Y el gran lago has ya atravesado, el viejo druida de nuevo encontrado y él te ha dicho con la voz velada: <Ve pronto, la guerra está comenzada> En una llanura por el sol besada la gente del norte está alineada. Fuertes guerreros con armas de hierro. Una cruz y un círculo rasgan el viento.

El corazón te late todavía más fuerte cuando es el momento de ver a la muerte, coges con tuerza tu viejo amuleto con runas incisas en lejanos tiempos. Ahora que la sangre has conocido, ahora que el fuego has atravesado, la paz al campo de nuevo ha llegado, la luna te besa, pero has acabado.

Miras de lado tu cuerpo tumbado. Mil voces guerreras te llaman en coro. Es hora de irse, el barco ha Ile ado. Te visten de oro. de sangre y de blanco. La nave te lleva más allá del mar. La isla verde te pareen esperar. Y ahora lo entiendes: por siempre el ciervo y la alondra podrás tu cazar.


03) Dedicado a Europa

La dulzura del fruto maduro, la aspereza del viento helado, el pan y la sal se ofrecen al huésped sagrado. Al norte, al sur, al este y oeste. En Europa.

Canto de Europa la paz romana, paz de arado y de espada. Canto la sangre ofrendada en su honor de la estirpe del hielo y del sol. Al norte, al sur, al este y oeste. En Europa.

Yo canto a la gloria de Roma, el poder de su cetro imperial, a los duques guerreros y a sus cantores que lucharon serenos en busca de honores.
Al norte, al sur, al este y oeste. En Europa.

Canto a aquellos que han defendido del lobo cruel la frontera del este. Canto a la Europa de los días que vienen. Canto a sus jóvenes que caen en las calles. Al norte, al sur, al este y oeste. En Europa.

Me preguntan si conviene cantar a esta Europa. Sé sólo que es justo y el resto no, no me importa. Canto a una Europa de sangre. Las cadenas que se están cerrando. Al norte, al sur, al este y oeste. AI norte, al sur, al este y oeste. En Europa.


04) De nombre, libertad

Libertad es mi nombre, entiéndelo, entiéndelo. Libertad es mi nombre, siéntelo.

Libertad es mi nombre y yo moriré por esto. Libertad es mi nombre, siéntelo, siéntelo. Libertad es mi nombre, entiéndelo.

Esto está bien, esto está mal, es la ley, es la ley. Esto está bien, esto está mal, es la ley. Entre el cuchillo del ladrón y el jefe de la policía, tú me dices quien es el bueno, por la ley, por la ley. Esto está bien, esto está mal, es la ley.

El tambor suena lejano, en la noche, en la noche. El tambor suena lejano, en la noche. Ya se acerca la batalla por nuestra libertad. El tambor suena lejano, en la noche.

Sí no vuelvo mujer mía, dí a mis hijos, dí a mis hijos. Si no vuelvo mujer mía, les dirás: Que su padre tiene claro que la muerte se le acerca. Si con ella le hago libre, hijo mío, hijo mío. Si con ello te hago libre, hijo mío.

El tambor suena lejano, en la noche, en la noche. El tambor suena lejano, en la noche. Ya se acerca la batalla por nuestra libertad. El tambor suena lejano, en la noche.

Libertad es mi nombre, entiéndelo, entiéndelo. Libertad es mi nombre, siéntelo.

Libertad es mi nombre y yo moriré por esto. Libertad es mi nombre, siéntelo, siéntelo. Libertad es mi nombre, entiéndelo.


05) Nuestras canciones asesinas

Entramos en la vida por la puerta errada, en un tiempo bellaco, con la cara sudada. Nos sentimos llamar siempre más fuerte, nos sentimos morir, pero no era la muerte.

Es la vida riendo que nos coge la mano, nos quitó las cadenas, nos llevó a lo lejano. Pero oyendo hablar de mujeres y vino, de un amor bastardo que abortaba a un niño, y de viejos mercantes y de ratas pagadas, de fábricas vacías y de caras afamadas. Rogamos a la vida: "No nos dejes morir si no hay un ocaso para poder recordar” Y el ocaso ya estaba, era de noche en una casa. El sol saliendo nos negaba el desprecio. Pero oyendo hablar de una mujer en el espejo, de un muchacho de veinte años que moría de viejo.
Y de un viejo recuerdo con veinte años pasados, de ocasiones falladas y de trenes perdidos. Descubrimos el amor, descubrimos la calle, defendimos el honor con la sonrisa y la sangre.

Y olvidamos la casa y su calor como era, por el calor más frío de una fría celda. Y matamos al amor saludando a la muerte. Y vencimos cantando aún más fuerte. Ahora estamos separados, pero estamos unidos, y lanzamos al cielo nuestro canto asesino. Y ahora estamos separados, pero estamos unidos, y lanzamos al cielo nuestro canto asesino.


06) Baluarte

Eterna la paz que en el mundo impera. Tú sucio cobarde, ven y escucha mi historia: Yo siento la vida cuando se blanden las espadas. Y si el viento ondea una bandera sagrada, si las blancas flores se vuelven rojas de sangre, entonces mi corazón late de amor. De gozo y orgullo es la estirpe del sol.

El sol se alza de color sangre, ya no da luz a quien sin luchar yace. Ver caballos cargando con lanzas. Romper el sueño y hablar a quien calla. Y si la virtud destruye las tinieblas, entonces mi corazón late de amor. De gozo y orgullo es la estirpe del sol.

En el calor del verano me siento capaz de reírme de aquello que mató la paz.
Si son fulminados los malvados de la tierra. Y si el trueno me habla de la vieja guerra. Y si los vientos se llevan las nubes negras, entonces mi corazón late de amor. De gozo y orgullo es la estirpe del sol.

Desprecio al hombre que teme la batalla , a quien ante la muerte siempre calla. Yo no me quedo parado en paz a morir. Yo yaceré donde el trueno va a morir. Y entonces así la muerte sí me consuela, entonces mi corazón late de amor. De gozo y orgullo es la estirpe del sol.

Adiós altaforte, ecos de canciones, memoria de sangre, muerte de trovadores, recuerdos de gritos y gloria en batalla, de odio y justicia para quien falla. Y pienso en Wottan, el dios de la guerra, v entonces mi corazón late de amor. De gozo y orgullo es la estirpe del sol.


07) Amigos del viento

Si mil son las historias que el viento lleva al día, ésta es nuestra historia, generación mía. Venidos del infierno con el fuego en las venas, alzaremos al cielo nuestras cadenas. Y volveré a Europa, yo te prometo a ti. A Europa volveremos unidos por ti.

Despertad hermanos, va no durmáis más, pongamos hoy en juego nuestra libertad. Y si una maldición llevamos con nosotros, la quemaremos junio al primer trapo rojo. Y volveré a Europa, yo te prometo a ti. A Europa volveremos unidos por ti.

Si atacan el hogar que hoy nos tiene unidos, a otro sitio iríamos a construir el mito. Nos quemarán la casa, ¿qué importancia das? En casa del compatriota un hogar tu tendrás. Y volveré a Europa, yo te prometo a ti. A Europa volveremos unidos por ti.

Mil leyes han escrito para cerrarte la boca. Mil nombres en las carteles sin delito ni culpa. Pero mil voces y mil cantos en España se alzarán de quienes en la noche gritan libertad. Y volveré a Europa, yo te prometo a ti. A Europa volveremos unidos por ti.

Y quien hoy es el amo mañana caerá, nos lo encontraremos pidiéndonos piedad. Y quién nos desprecia mañana aparecerá, malvado como siempre pidiendo humildad. Y volveré a Europa, yo te prometo a ti. A Europa volveremos unidos por ti.

Y sobre nuestra tierra el viento soplará, todos obtendremos la ansiada libertad. Y reaparecerán los hijos de la traición, pero estaremos en pie, somos amigos del viento. Y reaparecerán los hijos de la traición, pero estaremos en pie, somos amigos del viento.


08) En el camino

Caminos de Europa me llevan hacia ti. Coge de la vida lo mejor. Lleva el canto hasta Rumania, mira en los trigales de Budapest. Busca entre las grises rocas de Stonehenge un abrazo en la noche y bebe té. Habla con los vientos que te llevan al norte, canta con los lamas de Rikon.

Antiguos bosques, caminos del honor, mágicos conjuros del amor. Nubes que corren en el cielo sobre ti, sueña entre las piedras de Carnac. Prados y nieves en Irlanda del norte, faenes como rocas en Belfast. Y una cruz de oro de una te que revivirá, cornamusas suenan por Sands.

Flores y sonrisas en el camino que va al sur, el león nos muestra Tibi Pax. Danza en el castillo en la roca de Cisón, poetas y caballeros junto a ti. Escala a lo alto del pico Montsegur, se dice que aún existe un trovador; De negro, sin sonrisas, él bailará y seguramente llorando cantará.

Caminos de Europa son la luz a la libertad. Quizá un día las sombras huirán v sus manos sucias del sol caerán. Ya hay un águila en el cielo, sobre ti.


09) Autopista

El alba y la muerte han llegado. Un coche corría veloz. Y fuerte y veloz latía aquel joven corazón. Latía en silencio, siquiera una voz. Si él hubiese podido imaginar su vida acabada. Carretera de muerte, una vida terminada.

Cien guitarras suenan ya. Cien sonrisas por él vuelan ya. Cien guitarras suenan ya. Cien sonrisas por él vuelan va.

Y el rumor de aquel tren que atravesaba las montañas heladas, destrozaba la noche como si fuese de yeso. Y el rumor de aquel coche con las alas desplegadas, lloraba la muerte, tomo lo haga yo ahora. Y en un solo minuto
le robaba la vida riendo, sin siquiera saber que estaba soñando. Él que había creído que la muerte llegaría en guerra y no con las primeras flores de la primavera.

Cien guitarras suenan ya. Cien sonrisas por él vuelan ya. Cien guitarras suenan ya. Cien sonrisas por él vuelan ya.


10) Pequeno Atila

Comenzaba el verano de hace un año y tan tranquilo andaba yo cuando llegamos riendo a un verde prado con rara gente que comenzó a gritar.

Nos sentamos tranquilos y frente a mi sólo la hierba crecía allí. Disfrutábamos alegres de verdad cuando llegó la oscuridad.

Mil estrellas brillaban en el cielo, verdes árboles crecían allí. Dulces cantos antiguos sonaban. El Pequeño Atila nos hablaba.

Nos hablaba de aquellos prados que en la batalla brillaban bajo el sol. Y los guerreros a caballo entonaban las canciones del antiguo dios.

Nos alzamos tranquilos y frente a mí el combate se iba a iniciar. Avanzaron los malvados seguros ya de quitarnos la libertad.

Y el brazo del Pequeño Atila contra el cielo estrellado se elevó. No mostraba el terror que se sentía ya y la horda ya no rió mas.

Con la fuerza del rayo él atacó, tras él yo hasta la tierra tembló. Destrozaos en el suelo yacen ya. Nadie ataca nuestra libertad.

Y nunca más aquel prado verá una noche como la de un año atrás. No se reunirá ya más la compañía, hay un amigo que tomó otra vía.

Como un águila ahora vuela él sonriendo a las estrellas de verdad. Y su flauta sonando nos guiará hacia un alba que segura es ya.

Comenzaba el verano de hace un año y tan tranquilo andaba yo cuando nos fuimos de un verde prado que mis ojos aún no han olvidado.
Post Reply